Avanzan las leyes en México a favor de la comunidad LGBT

Después de años de padecer discriminación y violencia, nuevas iniciativas y leyes comienzan a reivindicar los derechos de todas las personas

México está evolucionando. Temas que antes eran un tabú, mal vistos o qué ni siquiera se tomaban en cuenta ahora se encuentran más presentes tanto en la agenda de los ciudadanos como en la de las autoridades que los representan.

Tal es el caso de las personas que pertenecen a la comunidad LGBTTTI, a quienes después de décadas de lucha y de padecer discriminación, abusos y rezagos en cuanto al cumplimiento de sus derechos, finalmente comienzan a ver una luz de esperanza en el horizonte.

Uno de los ejemplos más claros es el intento por parte de los diputados locales de Morena en el Estado de México, una de las entidades más violentas e inseguras del país, por reformar el código penal para incluir la figura de crimen de odio

La iniciativa fue propuesta por el legislador Mario Gabriel Gutiérrez Cureño y fue turnada a las Comisiones de Gobernación y Puntos Constitucionales en las cuales todavía está siendo analizada.

Con esta propuesta se busca agregar el odio como un agravante cuando una persona en condiciones de vulnerabilidad o discriminación sea asesinada o agredida por el simple hecho de pertenecer a un grupo social definido.

En lo que va del año, en la entidad gobernada por Alfredo del Mazo, se han registrado 17 asesinatos de personas por su preferencia u orientación sexual, de los cuales, sólo en 11 casos se abrió una carpeta de investigación y únicamente a seis se les dio seguimiento, reveló Patricia Mireles Sosa, presidenta del Consejo de la Diversidad Sexual del Estado de México (Codisem).

17 personas han sido asesinadas en el Edomex por su preferencia sexual en lo que va del año

Por su parte, en Coahuila, el congreso aprobó una serie de reformas y adiciones a la Ley para la Familia y el Registro civil con el objetivo de permitir el reconocimiento legal de identidad de las personas transgénero, travesti y transexuales. Con esta acción el cambio de género y de nombre en sus actas de nacimiento por la vía administrativa ya es una realidad para estas personas.

Ahora, Coahuila es el quinto estado de la República Mexicana que cuenta con una Ley de Identidad de Género.

11 carpetas de investigación se abrieron por los asesinatos antes mencionados

“Hoy hemos hecho historia. La Sexagésima Primera Legislatura aprueba por mayoría la reforma al artículo 133 de la ley para la familia de Coahuila y la creación de la Ley de Registro Civil en donde se reconoce el derecho de las personas Trans a decidir sobre su identidad de género”, publicó en su cuenta de Twitter la diputada del PRD Claudia Ramírez, quien fue la que propuso la iniciativa

Todo esto se da en el marco de la aprobación en la Cámara de Diputados, en lo general y en lo particular, con 415 votos a favor, cero en contra y seis abstenciones, de la minuta enviada por el Senado con la cual se establece la obligación de que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), deban atender a los cónyuges y concubinos del mismo sexo.

Aunque las distintas instituciones políticas han celebrado este tipo de iniciativas, Alaín Pinzón, activista en pro de la comunidad LGBTTTI y defensor de derechos humanos, acota que las victorias legislativas en esta materia no son gracias a un partido o actor político en específico, sino a los luchadores sociales que por más de 40 años han peleado para que se reconozcan los derechos de todas las personas por igual.

El reto del nuevo gobierno en materia de derechos a favor de la comunidad LGBTTTI está en hacer valer las leyes que ya existen para su protección

“Que bueno que los políticos han buscado la creación de leyes que nos beneficien, pero los avances en esta materia, estoy seguro, no son gracias a un partido político, sino al empuje y trabajo que han tenido los activistas y defensores de la comunidad LGBTTTI desde hace más de cuatro décadas”, explica.

Además de estos avances, en años recientes se han logrado otros que también buscan favorecer a los grupos vulnerables tal como la conformación de fiscalías especializadas para resolver los crímenes que se cometan en contra de la comunidad LGBTTTI, la creación de las Clínicas Especializadas Condesa para atender a la población trans y a las personas con VIH; el protocolo de actuación que desarrolló la Policía Federal para casos que involucren a personas de la comunidad a fin de evitar que se vulneren sus derechos y la búsqueda del matrimonio igualitario en todo el país.

Ante estos hechos, Alaín Pinzón advierte que aunque pueden parecer grandes avances, la realidad es que apenas son paliativos promovidos tanto por las autoriudades federales como locales.

“Me parece que de todas estas iniciativas, leyes, protocolos e incluso instituciones tienen grandes debilidades ya que no atienden los problemas desde la raíz. De nada nos sirve la reforma para otorgar seguridad social a las parejas del mismo sexo si los servicios de salud no son de calidad y no cumplen con las necesidades de quienes acuden a ellos”

– Alaín Pinzón Activista

“Me parece que antes de esta ley de seguridad social tendríamos que estar hablando de una ley nacional de matrimonio igualitario porque en muchos estados no la hay a pesar de que la Suprema Corte de Justicia ya se pronunció a favor del matrimonio como un derecho el cual trae beneficios legales a las parejas: derecho a heredar, al servicio de salud, de guarderías, etcétera. Entonces podríamos decir que nos estamos saltando algunos escalones y dejando varios vacíos para poder llegar a una igualdad sustantiva en todo el país”, asegura.

Por ese motivo y ante todos los retos que implica garantizar los derechos para las personas que pertenecen a la comunidad LGBTTTI, el activista y defensor de derechos humanos dice que no se necesitan tantas leyes, sino que las que ya existen se cumplan a cabildad y no queden en letra muerta sobre el papel.

“Los consejos estatales están atorados, hay una ley contra la discriminación pero no todos los estados tienen un consejo y los que lo tienen no funciona; por eso hay que dar recursos al Conapred (Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación), el cual no puede cumplir con sus tareas por la falta de recursos, entonces de qué sirve que existan estas instituciones si no operan como deberían.

“Por lo tanto, lo que esperaríamos del nuevo gobierno más allá de nuevas leyes, es que tome acciones que se vean reflejadas de manera concreta”, finaliza.

Con información de Reporte Indigo